«Es obvio que la poesía y la fotografía pueden complementarse y hasta influirse recíprocamente. Por una parte, la fotografía capta una imagen fija, inmóvil (a veces sólo un instante de una realidad dinámica o de una coyuntura motriz, desplazable o vibrante), y la poesía puede, a partir de esa suspensión o tregua del movimiento, hacer una lectura que la enriquezca. Por otra parte, la poesía, que genera o propone transformaciones, procesos, auges o deterioros, puede ser sintetizada ejemplarmente por la fotografía cuando ésta elige de aquella una imagen decisiva, que habla por sí misma.»


Mario Benedetti Poeta

domingo, 11 de diciembre de 2011

La Violeta de Toulouse


La Violeta de Toulouse se presenta en forma de una roseta herbácea vivaz. Las hojas son cordiformes y relucientes, la planta lleva numerosos estolones que sirven para su propagación.

Las violetas y pensamientos pertenecen a la clase Viola de la familia de las Violáceas, de la orden de Violales. La violeta olorasa tiene el nombre Latino de Viola odorata, el pensamiento la de Viola tricolor. El roucou Bixa orellana pertenece a la familia de Bixacies. La violeta del Cap pertenece a la clase Saintpaulia de la familia de Gesnériacies. 
 
Foto cedida por Margot Alvarez, de su blog eljardíndemargarita.
 
Al igual que las especies de la clase viola, 
la Violeta de Toulouse tiene dos tipos de flores:
Las flores cléistogames, pequeñas y que no se abren, presentes en la base de la planta en verano. En las otras violetas estas flores dan semillas, gracias a la autofecundación. La violeta de de Toulouse no produce semillas por ser completamente estéril, al final de período de floración, puede aparecer polen.
Las flores chasmogames, dobles y perfumadas son las que se recogen de Octubre a Marzo. Se cuenta de 40 a 50 pétalos, malvas pálidas, blancos en el tercio inferior. 
 
Violeta Africana
Desde el punto de vista de la clasificación botánica, la violeta de Toulouse se derivaría de una violeta de flores simples, malva pálida, muy olorosas. Pertenece al grupo de las Violetas de Parma, nombre comúnmente otorgado por los horticultores especializados en las violetas. En Francia, las violetas de Parma aparecen a partir de 1755, se cultivaban en los jardines.

Este grupo de Violetasses se caracteriza por ser de hojas cordiformes y relucientes, flores muy perfumadas dobles, no produciendo semillas (o muy raramente). Su período de floración es muy largo 7 a 8 meses. Sólo se encuentran cultivadas y al abrigo del frio en invierno, tienen que estar en invernaderos. En el caso de que se cultive al aire libre, es raro que la planta se congele en invierno pero se retrasará mucho la floración en la época de más frío.
De la misma forma que su origen botánico no está claro, el origen geográfico de la Violeta de Toulouse tampoco es muy claro. Los primeros escritos sitúan los principios del cultivo de la Violeta de Toulouse en el año 1850, hace cerca de 150 años.

Antes, se sabía de la existencia de Violetas con flores dobles en los jardines, sin que se de por supuesto que se trate de nuestra Violeta. Lo que es cierto, es que este cultivo se va a convertir en la especialidad de los hortelanos.

Se une al cultivo de las leguminosas y permitía un suplemento en las rentas del período invernal. En su origen, la Violeta de Toulouse se cultivaba en una pequeña región de 20 km aproximadamente, situada al norte de la ciudad. Seis municipios son reconocidos por esta actividad: Lalande, Launaguet, Aucamville, Castelginest, Saint Jory, Saint Alban.

El ciclo tradicional es muy largo, se extiende alrededor de un año y medio. Además, el cultivo de la Violeta necesita mucha mano de obra.

En el mes de Septiembre, los estolones se toman de un cultivo existente. Se ponen a continuación en tierra dentro de una caja. De ahí se obtendrá una planta para el próximo cultivo que será en Abril-mayo. El cultivo se riega y se escarda manualmente todo el verano. En el mes de Julio se siegan las violetas. Esta operación impone a la planta un descanso vegetativo y le permite pasar los fuertes calores evitando al mismo tiempo los problemas de acáridos, frecuentes en esta época.

La siega permitía un suministro suplementario de hojas para las industrias de la perfumería, abandonado hoy día. (El otro período de suministro se situaba al arranque del cultivo). En Agosto-septiembre se arrancan los estolones. Esto permite a la planta conservar todo su vigor para la floración. Tradicionalmente se colocaba paja y estiércol de caballo para permitir a las flores no mancharse al contacto con suelo. Al dividirse, el abono permitía el recalentamiento de las plantas durante el invierno.

En Septiembre, se comienzan a colocar los ladrillos en los marcos de las cajas donde se ha metido la planta. A partir de los años 1975, se utilizará un pequeño tubo de plástico.

De Octubre a Marzo, es la recolección. Las flores dañadas o las que no tienen el rabillo van para la industria de la cristalización. Los racimos se hacen por la noche, la víspera. A la mañana siguiente se venden al peso.
Hasta 1907, los productores vendían los racimos directamente es la esquina de las calles del centro de la ciudad o en el mercado de las Violetas de Jacobins a agentes u otros minoristas que los expedían en Francia o en el extranjero. A principios del siglo se sabe que un tren de 3 a 6 vagones iba cada día hacia París, cargado de racimos de Violetas. Pero los productores toman rápidamente conciencia que la Violeta se les escapa. Sus rentas disminuyen mientras que los minoristas obtienen los mejores beneficios.
 
Por eso, en 1908, crean una cooperativa para controlar la comercialización: Es la cooperativa de los productores de Violetas y Cebollas, que funcionará hasta 1983. Los principios de la Cooperativa son vacilantes. Los agentes son aún activos y tienden a desestabilizar la nueva estructura. Pero, con sensatez, los hortelanos van a preferir el seguro de precios estables todo el año más bien que la incertidumbre de los precios variables de los minoristas. Hasta los años 1955, es el apogeo de la Violeta de Toulouse que se refiere a 600 productores para cerca de 20 Hectáreas de cultivo.
 
En la Edad Media, la recompensa de los juegos florales era una violeta de oro, bendecida en la iglesia de la Daurade.
 

Algunos momentos de esta época floreciente: 
 
- Antes de 1914, las expediciones eran corrientes hacia Rusia, Austria, Hungría, Alemania.

- En 1918, la compañía de ferrocarril adopta medidas especiales para transportarlos a Londres en menos de 24 H.

- En 1950, 400 cajitas de 12 ramos (o sea alrededor de 5.000 ramos) van todas las noches hacia París donde serán redistribuidas por mandatarios hacia Canadá, África, Suiza, Italia, EE.UU., el U.R.S.S..

- Más tarde, las violetas se mandan por avión. En 1960, para la celebración del centenario de la violeta, se ofrecen algunas cajas a distintos Jefes de Estados. 
 
Aprovechando este entusiasmo, se crean nuevas industrias durante este periodo de expansión:

- Las violetas cristalizadas en azúcar existen antes del final del siglo XIX.

- En 1936, los Establecimientos Berdoues crean el perfume "Violetas de Toulouse".

- En 1950, el Sr. Serres crea el licor de Violetas. 
 
Estas empresas de Toulouse siguen existiendo y expiden sus productos a través del mundo. Después de estos años de gloria, la producción de Violetas de Toulouse va a disminuir inexorablemente de año en año. La cooperativa cerrará definitivamente sus puertas en 1983. Sólo quedarán 3 productores.

Hay varias razones que permiten explicar esta regresión:

- El desarrollo de las técnicas de cultivo bajo plásticos y luego bajo vidrio permitió cultivar, durante el período invernal, numerosas variedades de flores, compitiendo así con la violeta que era la única flor hasta entonces disponible en invierno.

- Las explotaciones estaban viejas, el trabajo era doloroso y aburrido. A los jóvene les traían más otras actividades y los trabajos para el cultivo de la violeta no pueden ser considerados sin la ayuda de una mano de obra familiar.

- Muchas explotaciones se vieron expropiadas ante el desarrollo de la ciudad cercana y sus ejes de carreteras (hoy, la autopista cruza lo que era el corazón de la zona de producción de la Violeta de Toulouse)

- Multiplicada por esquejes desde hace muchos años, la Violeta de Toulouse terminó por degenerar.
El cultivo se volvió cada vez más delicado mientras que la planta se volvía cada vez más sensible a las enfermedades. ¡Pero la Violeta no se detiene allí! Desde 1985, se hicieron algunos trabajos para reactivar el cultivo de esta planta tan atractiva. El ingeniero agrónomo de la Cámara agrícola, el Sr. Roucolle, es el primero en dar la alerta de la amenaza de la desaparición de la Violeta. Se pone en contacto con los investigadores de la región, luego con las instituciones para poner en marcha un programa de regeneración de la Violeta de Toulouse. Los horticultores se asocian a los proyectos y se agrupan en la Asociación de los productores de Violeta, a partir de 1985. La primera urgencia va hacia la creación de un conservatorio de plantas, tomadas de los últimos productores y que servirán de apoyo para las labores de investigación. Se miden las necesidades nutritivas y se pone a punto un método de fertilización. En consecuencia, la planta se prueba en condiciones de cultivo fuera suelo, en potes o sobre estantes, para permitirle liberarse de los problemas de enfermedades transmitidas por el suelo.

Se estudian los problemas sanitarios y se proponen algunos métodos de lucha. En 1990, la cultura "in vitro" está a punto. Sólo 2 años más tarde, en 1992, podrán cultivarse en cantidad significativa las primeras plantas regeneradas. Los resultados son alentadores. Las plantas son más resistentes y más productivas. Los trabajos se continúan hacia la mejora de las técnicas de cultivo, la posibilidad de acortar el ciclo de vegetación, la mejora de la planta, los medios para limitar la cantidad de estolones, el embalaje, la comercialización, etc... 
 
Estas dos últimas fotos son las únicas que son mías, tomadas en el barco de la violetas de Toulouse llamado "La Maison de la Violette", en el enlace tenéis toda la información sobre este barco, está en francés y en inglés.
 
La violeta interesa a nuevos sectores: Restauradores, pasteleros compiten por la originalidad para crear deliciosos platos, tartas y cócteles a base de Violeta. Del mismo modo, aparecen nuevas creaciones artesanales. Para la siguiente temporada, una decena de productores pusieron en cultivo cerca de 50.000 plantas. En Toulouse se fabrican ramos de flores, perfumes, caramelos para la confitería y la pastelería así como el licor, todo eso sobre a base de violetas. Así se puede entender que la violeta sea desde siempre el símbolo de la ciudad. 
 
El nombre "Violeta de Toulouse" es una marca registrada bajo la cual se comercializan los tiestos florecidos y los racimos que se venden en la ciudad. En febrero de 1999, Toulouse fue la ciudad de acogida del 5º Congreso Internacional de la Violeta. 
 
Estas dos imágenes corresponden a dos escenas de "Violettes ballets" obra representada en el teatro Cala de Lyón, Francia.

Y para terminar os dejo un poema a las violetas, la plantilla la monté así para un foto-álbum que le hice a mi madre con fotos de Toulouse para su cumpleños, ya que tanto ella como yo nacimos en esta ciudad, más adelante haré una entrada sobre esta ciudad tan llena de historia y tan bonita. Espero que os haya gustado el reportaje sobre las Violetas de Toulouse.

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco mucho vuestros comentarios, siempre es agradable saber que a alguien le interesa lo que publicas...