«Es obvio que la poesía y la fotografía pueden complementarse y hasta influirse recíprocamente. Por una parte, la fotografía capta una imagen fija, inmóvil (a veces sólo un instante de una realidad dinámica o de una coyuntura motriz, desplazable o vibrante), y la poesía puede, a partir de esa suspensión o tregua del movimiento, hacer una lectura que la enriquezca. Por otra parte, la poesía, que genera o propone transformaciones, procesos, auges o deterioros, puede ser sintetizada ejemplarmente por la fotografía cuando ésta elige de aquella una imagen decisiva, que habla por sí misma.»


Mario Benedetti Poeta

sábado, 1 de marzo de 2014

"La Bella Easo"

A San Sebastián, Donosti o también Sanse, como se le dice cariñosamente, se la conoce como la Bella Easo. A su bahía, en la antigüedad se la llamó Oiasso, de ahí la Bella Easo.


La Bella Easo
Llegué un verano a tus montes
y los míos añoraba,
que son áridos, no verdes,
pero también los que amaba.

Cuando te fui descubriendo
mi tristeza se alejaba
pues a cada paso mío
belleza me regalabas.

¡Que preciosa eres Donostia!
te llaman con razón La Bella Easo,
quedando en tu hechizo preso
el que solo iba de paso.
Desde El Igueldo una tarde
llené mis ojos de ti, hasta saciarlos,
para esos paisajes tuyos
nunca jamás olvidarlos.

Algunas veces en sueños
me recorro tu bahía
y me pregunto Donostia...
¿Volveré a verte algún día?

Fenicia

 

«Recogida de amor, y apurada, y pequeña,/ la mar venía a ti con bella violencia/ y era un brazo atrevido que te envolvía entera,/ te mataba adorando, te abrazaba indefensa (...) Esta ciudad estricta con su bello sistema../ y sus ampliaciones como un teorema./ Este plano perfecto de ciudad indefensa./ Esta ciudad reciente que beso y que me besa.»

 Gabriel Celaya

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco mucho vuestros comentarios, siempre es agradable saber que a alguien le interesa lo que publicas...